Route pré de Bois 20 ,
codigo postal 1215 Meyrin

DOCTRINA BIBLICA

|
Written by Patricia Almache

 

EL BAUTISMO EN AGUA POR INMERSIÓN,SEGÚN LO ORDENADO POR CRISTO

Mateo 28: 19; Hechos 8: 36-39. 

Toda persona que sinceramente se ha arrepentido de sus pecados y ha recibido a Cristo como su salvador, debe cumplir el mandato bíblico de ser bautizado en agua. Así que no querer ser bautizado en agua, conforme lo ordenó el Señor, es desechar los designios divinos.
 
 
 
EL BAUTISMO EN EL ESPÍRITU SANTO, SUBSECUENTE A LA SALVACIÓN, HABLANDO EN OTRAS LENGUAS.
 

Lucas 24: 49; Hechos 1: 4, 8; 2: 4.

El bautismo en el Espíritu Santo es la investidura de poder sobre la vida del creyente santificado. Esta experiencia, lo vivió la iglesia primitiva, y en la actualidad se mantiene como una promesa divina para todo aquel que decide consagrar su vida a Dios.

 

SANIDAD DIVINA 

Isaías 53: 4; Mateo 8: 16, 17; Marcos 16: 18; Santiago 5: 14, 15.

La Biblia declara que la enfermedad es consecuencia del pecado. Pero la expiación de Cristo se hace provisión tanto para el perdón de pecados, como para la enfermedad. Nuestro Señor continúa sanando hoy, pues ¨Él es el mismo de ayer, hoy y por los siglos¨
 

 

LOS DONES DEL ESPÍRITU SANTO 

1 Corintios 12: 1-11. 

Para una eficiente labor misionera, es fundamental poseer los dones del Espíritu Santo. Existen nueve dones, de los cuales son clasificados en dones de revelación, poder e inspiración. Sin ellos, la Iglesia carece del equipo necesario para su cabal ministerio, defensa y triunfo contra los poderes del mal.

 

 

EL FRUTO DEL ESPÍRITU SANTO 

Gálatas 5: 22-26; Efesios 4: 13.

Cuando los dones están en continua operación , la Iglesia no debe olvidar el amor y todo los demás frutos. Dones sin amor es címbalo que retiñe. Seamos completos y balanceados ¨Lleguemos a la unidad de la fe y el conocimiento del hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la edad de la plenitud de Cristo¨

 

 

LA SANTIFICACIÓN 

1 Tesalonicenses 4: 3; 5: 23; Hebreos 12: 14; 1 Pedro 1: 15, 16; 1 Juan 2: 6. 

La verdadera santidad tiene dos aspectos: el interno y el externo. El creyente santificado será diferente tanto interior como exteriormente. Hay de los que dicen ¨lo de afuera no importa¨, pero la Biblia enseña que sí importa.

 

 

EL MINISTERIO Y LA EVANGELIZACIÓN 

Marcos 16: 15-20; Romanos 10: 15.

Los verdaderos cristianos se esforzaron por mantener las normas y principios bíblicos de reunión, comunión, servicio, adoración, amor y gobierno. Cada iglesia tiene la responsabilidad de trabajar en la evangelización del evangelio, visitando orfanatos, cárceles, hospitales, etc.

 

 

EL DIEZMO Y EL SOSTENIMIENTO DE LA OBRA 

Génesis 14: 20; 28: 22; Levítico 27: 30; Números 18: 21-26; Malaquías 3: 7-10; Mateo 10:10; 23:23.

El creyente debe de cumplir con las obligaciones en todo lo relacionado al sostenimiento de su propia obra y del obrero. Cada iglesia local sostendrá a su pastor por medio de los diezmos y las ofrendas.

 

 

EL LEVANTAMIENTO DE LA IGLESIA 

Romanos 8: 23; 1 Corintios 15: 51, 52; 1 Tesalonicenses 4: 16, 17.

Es la promesa de Dios para aquellos que se han guardado en santidad, esto incluirá a los muertos en Cristo, quienes serán resucitados y transformados en un abrir y cerrar de ojos, para así estar todos con el Señor por siempre.

 

 

LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO 

Zacarías 14: 1-9; Mateo 24: 30, 31; 2 Tesalonicenses 1: 7; Tito 2: 13; Judas 14, 15.

Luego de haber transcurrido 7 años del levantamiento de la iglesia (rapto), tendrá lugar la aparición de Jesucristo en la tierra, quien vendrá con sus santos millares y salvará Israel del poder del Anticristo en la guerra del Armagedón. Él, nuestro creador, entregará el pago a los que no quisieron obedecer el Santo Evangelio, y reinará por mil años (milenio), sobre la tierra.

 

 

EL REINO MILENIAL 

Iasías 2: 1-4; 11: 5-10; Zacarías 9: 10; Apocalipsis 19: 20; 20: 3-10.

El ¨milenio¨ se refiere a un período de mil años, en particular, al reinado de Cristo sobre la tierra. Este hecho comenzará con la segunda venida de Cristo y finalizará con el juicio del Gran Trono Blanco.

 

 

CIELOS NUEVOS Y TIERRAS NUEVAS 

Isaías 65: 17; 66: 22; 2 Pedro 3: 13; Apocalipsis 21: 1. 

Es un lugar físico en el cual moraremos con cuerpos glorificados. El Cielo que declara las sagradas escrituras, será un nuevo y perfecto lugar en el cual viviremos. La Nueva Tierra estará libre de pecado, maldad, enfermedad, sufrimiento y muerte.

Isaías 65: 17; 66: 22; 2 Pedro 3: 13; Apocalipsis 21: 1.

 

Es un lugar físico en el cual moraremos con cuerpos glorificados. El Cielo que declara las sagradas escrituras, será un nuevo y perfecto lugar en el cual viviremos. La Nueva Tierra estará libre de pecado, maldad, enfermedad, sufrimiento y muerte.